UNA MEDITACIÓN SOBRE LA REALIDAD

Habitualmente nos llama la atención  e incluso nos permitimos juzgar y criticar sobre el sentido de la realidad y la futilidad de la manera de vivir que tienen otras culturas, sistemas de creencias o filosofías que,” tanto difieren de nuestra evolucionada sociedad  occidental”  en  la manera de plantearse la vida, la realidad y la filosofía .

Utilizamos para poner entredicho a estas culturas o creencias a las que a veces algunos pueden tachar de “subdesarrolladas“, el gran avance que en los últimos cien años ha experimentado nuestra ciencia.

 

Verdaderamente, poseemos en la actualidad un gran conocimiento de cómo funcionan nuestro cuerpo y el universo entero. De cómo todos los sistemas ecológicos, el macrocosmos del universo y el microcosmos del ser Humano se relacionan entre si.

Aparentemente estos conocimientos  científicos,  dan a nuestra sociedad  fuerza   para posicionarnos, plantear y poner en entre dicho la realidad, las maneras, las costumbres, el sentido de la vida,  la calidad de la vida y la duración de la vida misma, de otras culturas aparentemente menos desarrolladas científicamente y socialmente que la nuestra.

En los últimos años, se nos ha demostrado por activa y por pasiva lo insostenible y lo peligroso de nuestro actual sistema consumista y voraz, sin embargo nuestra filosofía  y el credo capitalista navegan en la dirección totalmente contraria a lo que nuestros grandes conocimientos científicos aconsejan.

Nuestro sistema de creencias se basa en la ambición económica y consumista , nuestro único objetivo es subsistir consumiendo lo que nos dicta nuestro gran gurú el mercado, sin tener tiempo normalmente a pararnos , plantearnos , realizarnos y elegir un verdadero sentido a nuestras vidas.

Vivimos sin duda inmersos en  un férreo sistema de castas. ¿A caso pensamos realmente que tenemos ni tan solo una pequeña oportunidad de ser dueños de nuestro  propio destino?

Sin embargo nos “compadecemos“ y tratamos con fraternal condescendencia otras culturas donde, “se humilla y se somete a capas más bajas de su sociedad.”

Creemos verdaderamente que estamos viviendo una vida real , cuando lo único que hacemos es profesar un culto integrista a nuestro único y verdadero dios: el dinero ,dándole la espalda a toda la maravillosa naturaleza que nos rodea y que con tanto esfuerzo ha investigado nuestra ciencia .

No intento apoyar aquí ninguna manera de vivir la realidad de algún sistema filosófico en concreto, trato de que hagamos el ejercicio de pensar sobre nuestro engreimiento. ¿Verdaderamente pensamos que con nuestro modo de pasar por el mundo estamos viviendo la realidad? o quizás estamos viviendo nuestro propio engaño; una realidad totalmente alejada del verdadero propósito del universo.

Basta pararse una noche estrellada a mirar el universo y apartarnos un momento del torbellino sobre el cual discurre nuestra vida, para darnos cuenta del abismo que cada vez más, separa a nuestra avanzada sociedad de la verdadera realidad.

Practica propuesta :

Una de estas  maravillosas noches estrelladas que vamos a tener estos días, os  propongo que os  sentéis en un lugar tranquilo, de manera que os sintáis  cómod@s , es importante que mantengáis la espalda lo mas alineada posible y que la postura no os produzca  tensión .

Dedicad un rato a conectar con vuestra respiración y sentid como el ritmo de la respiración y del cuerpo se va integrando con todo el universo que nos rodea , tomaros vuestro tiempo y disfrutad de la sensación de conexión .

Observando el cielo estrellado y sintiéndonos  como una pequeña mota de polvo en medio de toda la creación , tomaremos distancia de los problemas y del continuo discurso mental , quizás de esta manera podremos sentirnos más conectados con la verdadera  realidad.