Tres pautas básicas para lograr la higiene emocional

“CON EL ESPÍRITU EN SILENCIO, EL ENFERMO PSICOSOMÁTICO, HACE HABLAR A SUS TRIPAS”    GILBERT TORDJMAN. 

El Problema de las emociones perturbadoras negativas, no es tanto, si se presentan de manera esporádica, ya que en ese caso, pueden ser incluso  beneficiosas  si las tomamos como un objeto de observación  para nuestra meditación y nuestro crecimiento.

 EL PROBLEMA DE ESTAS EMOCIONES ES CUANDO SE REPITEN EN EL TIEMPO, CREANDO ASÍ UN PATRÓN DE REACCIÓN HABITUAL EN NOSOTROS.

Esto deja en evidencia la estrecha relación entre emociones y salud y la necesidad de establecer una Higiene emocional 

Todos los traumas y emociones que no han sido resueltos o canalizados, quedan almacenados dentro nuestro a nivel celular o en forma de bloqueos físicos o psíquicos.

Cito a Gilbert Tordjman en su libro: Como comprender las enfermedades Psicosomáticas:

“Sabemos También que la expresión o represión de una emoción se acompaña siempre con una modificación de nuestro cuerpo, no solo en apariencia exterior, sino también a nivel de nuestras funciones orgánicas (…)

 Es curioso cómo estas contracciones corporales quedan plasmadas en expresiones como: Me hierve la bilis, se me revuelve el estómago, tengo un nudo en la garganta; demostrando así la relación entre contracción muscular y emoción rechazada”.

He aquí otra de las claves, que para mí ha sido reveladora, el término que utiliza aquí Gilbert T. “Emoción rechazada”. Esto me hace plantear una serie de tres  pautas básicas para encaminar nuestro objetivo: la higiene emocional

1- Las emociones son algo inherente del ser humano;  el intentar evitarlas es algo que incluso puede ir contra natura, no se trata pues, de que la higiene emocional deba consistir en  evitar las emociones.

 

2 -Son las emociones excesivas  las que producen efectos negativos en nuestro bienestar integral ; trataremos pues, de evitar que las emociones lleguen a ser Excesivas y repercutan de una manera excesiva haciéndonos  conscientes de ellas y amortiguando en la medida que sea posible su impacto.

 

3-Practicar técnicas que nos ayuden a conectar con nuestras emociones.  Después de reflexionar sobre el término “Emoción rechazada” , ya hemos visto que  es muy importante desarrollar métodos que nos permitan en el momento que somos presa de una emoción,  hacernos conscientes de ella y aceptarla,  para luego canalizarla, ya  que las cargas emocionales que más impacto nos pueden causar son las que rechazamos, las que no aceptamos.

Lo que yo propongo, según mi propia experiencia, es la práctica de  las series de qi-gong emocional  y algunas de las sesiones de  yoga que practicamos en las clases, junto con técnicas de concentración o meditación, que nos conecten con nuestro centro.

A base de conectar con nosotros mismos y de habituarnos a la práctica de la introspección, vamos a ir  cultivando una sensibilidad que nos ayudara a tomar conciencia de que estamos bajo los efectos de una emoción .

Al tomar conciencia de la emoción, tenemos más posibilidades de no ser arrastrados por ella, tenemos más posibilidades de actuar conscientemente  en vez de reaccionar inconscientemente. Al lograr esto, tenemos más posibilidades de seguir siendo los verdaderos y las verdaderas dueñas de nuestro destino. Este objetivo, es el fin último de las técnicas que explico en este blog , la verdadera libertad.

 

tamoyoga JAS