Práctica para tirar de lo bueno. Activando el Sistema Nervioso Parasimpático.

 Todo lo que nos encontramos en nuestra práctica, en nuestra personalidad y en nuestra vida cotidiana, es como el abono que ayuda al crecimiento de las semillas de nuestra práctica,.

Muchas veces tenemos la sensación de que solo hemos de observar tensiones, emociones excesivas, aversión o ira. Pero  también hemos de practicar  a recolectar y guardar en nuestro interior lo bueno. Las buenas experiencias esas pequeñas cosas cotidianas que nutren nuestra vida de sentido, también son un valioso abono para nuestra práctica.

Observarlas, regocijarse en ellas y recordarlas ya es una práctica de atención plena total.

El cerebro por su diseño para la supervivencia, tiene tendencia a quedarse con lo malo, con lo negativo. “Como un velcro para las malas experiencias y como el teflón para las positivas”, y aquí hay que tener en cuenta que estamos hablando de conexiones neuronales.

Por eso es necesario un refuerzo activo para impregnar las conexiones neuronales de recuerdos positivos.

Al reforzar lo positivo estamos trabajando para que así sean las conexiones y por tanto, las  reacciones de nuestro cerebro.

Al trabajar desde esa perspectiva, está demostrado que  nos dotamos de mayor resistencia al estrés y estamos favoreciendo el sistema inmune y cardiovascular.

Es importante tener herramientas que alimentan activamente el bienestar y la paz interior, ya que este es un camino que nos lleva a la felicidad y la satisfacción.

Una de las claves de este trabajo es la activación del sistema nervioso parasimpático, para ello trabajaremos desde varias formas que ayudan a la activación de este sistema.

  • Exhalaciones más largas que las inspiraciones
  • Técnica para mantener la variabilidad del ritmo cardiaco ( Se asocia a menor estrés y mejora de la salud cardiovascular)
  • Conectar, crear una relación de seguridad con tu refugio interior.

Para ello utilizamos  dos estrategias:

   1.Nuestro importante trabajo de autobservación y conciencia plena en el día a día 

Anota en tu cuaderno de meditación esas perlas de abono positivo para la práctica; un momento de gratitud, alguien que ha tenido un detalle, la sonrisa de un niño, el olor del primer café de la mañana, un instante viendo un paisaje que nos nutre… hay que regocijarse, hay que hacer que esa sensación dure, que se impregne en nuestras neuronas.

Después esas  anotaciones del cuaderno, nos servirán en la meditación que va relacionada con esta práctica, por eso hay que cultivar este abono  como un bien preciado

      2. La Práctica de meditación guiada que propongo más abajo.

Esta práctica  está diseñada recopilando cuatro  estrategias conocidas y estudiadas para activar el sistema nervioso parasimpático.

  1. relajación
  2. Exhalaciones Largas
  3. Variabilidad del ritmo cardíaco
  4. Crear una textura interna de seguridad y auto confianza

Practica con el audio toda la secuencia unas cuantas veces.

Cuando comprendas y  aprendas las técnicas, la puedes realizar  sin el audio y también puedes trabajar las diferentes partes de manera separada, como pequeñas prácticas. 

Aquí el audio para esta práctica de meditación guiada.

Que te siente bien.

Namasté.