Mecanismos de supervivencia de las células

Esta es una  lección importante y pienso que muy reveladora  que he aprendido de las células, pienso que aquí esta una de las claves más importantes de este estudio.

La evolución ha dotado a las células de infinitud de mecanismos de supervivencia, pero agrandes rasgos los podríamos agrupar  en dos tipos:

Mecanismos de crecimiento y Mecanismos de protección.

Los mecanismos de crecimiento son los que proporcionan a la célula energía, vitalidad y condiciones para que la célula crezca, se desarrolle y evolucione, entre ellos: la nutrición, la excreción, reproducción…

Los mecanismos de Protección se pondrán en marcha en el momento que la membrana percibe un ambiente amenazador, activando mecanismos de huida, de cerrarse aislándose del exterior para evitar un posible ataque .Todo esto nos puede sonar ya que nosotros (millones de células) al sentir Estrés, miedo o alguna emoción que nos pueda resultar amenazadora, ponemos en marcha mecanismos similares.

Pues bien, aquí como antes decía, está una de las claves del tema: una misma célula no puede al mismo tiempo realizar funciones de crecimiento y de protección y además una célula que se encuentre en un estado de protección durante un tiempo prolongado  provocará que sus mecanismos de crecimiento queden eclipsados y se inhiban los mecanismos de producción de energía necesaria para la vida y para su correcto crecimiento.

Volviendo a trasladar esto a nuestro organismo pluricelular, hay que tener en cuenta que las células al asociarse en un organismo pluricelular, crean una especialización del trabajo entre todos sus miembros.

En el caso que nos ocupa, las funciones de crecimiento y protección en el ser humano, están regulados por nuestro sistema nervioso,  dada esta especialización del trabajo, por suerte no todas nuestras células entran a la vez en un estado de protección o en un estado de crecimiento , pero está claro que cuando permanecemos en estados constantes de protección ( estrés, miedo, ansiedad, pena …) más se reduce nuestro potencial de crecimiento a todos los niveles.

Citaré textualmente lo que nos dice Bruce Lipton en La Biología de la creencia  :

“Para experimentar este estado de crecimiento que da la fuerza de la vitalidad a las células, no es suficiente eliminar  la señal de alerta (estrés) que provoca que la célula entre en estado de protección. No es suficiente, esto colocaría a la célula en un punto neutro, en realidad se han de crear las condiciones idóneas para que potencien unas condiciones óptimas para estimular el estado de crecimiento, de expansión (…) Hay que llenar nuestra vida de estímulos de alegría y amor para que nuestras células entren en un estado activo de crecimiento” –Bruce Lipton.

Visto esto, mi propuesta es ponerse en marcha ya. Practicar, conectar con todo nuestro ser.  Para ello no es necesario hacer cada día una sesión completa de Yoga  o  de Chikung; Dedícate 15 minutos,  elige algún movimiento , respiración o técnica  que hayas aprendido con tu profesor y con la que sientes conexión . Experimenta, trabaja. Cuando practicamos una técnica durante algún tiempo de manera seguida , conseguimos integrar esa practica en todo nuestro ser  y por lo tanto disfrutar de sus beneficios  a  nivel emocional , energético y físico . Es pues, ese  trabajo con constancia el  que va a conseguir crear un habito , este habito interiormente  puede crear  patrones que estimulen, que animen a nuestras células a entrar en un estado activo de crecimiento.