Las 9 Respiraciones de purificación de la tradición Bön

 

Una vía de purificación y armonización

Hoy trato sobre una de las técnicas que utilizo para la meditación y el trabajo introspectivo de purificación y armonización.

De hecho la considero mi principal técnica de armonización.

Es una de esas técnicas que te demuestran que una práctica no tiene que ser muy larga o muy compleja para ser efectiva.

Se trata de las 9 respiraciones de purificación, una técnica que parece ser originaria de la tradición Bön, la cual es una antigua tradición que existe en el Tíbet desde antes del budismo.

Conocí esta práctica durante un retiro en el monasterio budista de Garraf,  Sakya Tashi Ling, por uno de los monjes que allí vivían y que me enseñó la práctica.

Días  más  tarde, ya que era una práctica con la que encontraba mucha calma y apertura, buscando más sobre ella, encontré el libro de Tenzin Wangyal Rinpoche, El Yoga de Los Sueños, uno de mis libros de cabecera. De este libro, he seguido algunas prácticas y me ha ayudado a profundizar un poco más en las 9 respiraciones de purificación.

Decir  también que el mismo autor, años más tarde escribió El despertar del cuerpo Sagrado, otro libro para mi indispensable donde T.Wangyal  Rinpoche,  explica otras técnicas  de Yoga  de su tradición y explica de una manera a mi entender, más cercana al público occidental, la técnica de las 9 respiraciones.

 

Con esta práctica podemos trabajar a diversas profundidades de nuestro ser.

En una fase inicial a mí me ayudó a calmar mucho la mente y a comprender la relación entre mente, cuerpo, energía y emociones.

Como es una práctica que ayuda mucho a centrarnos, a calmar y purificar la mente y es corta a la par que muy efectiva , se suele utilizar antes de empezar con la práctica de meditación.

Como su propio nombre indica, es una práctica que pretende purificar tres  importantes  canales sutiles de nuestro sistema bioenergético .

La localización de los canales sería la siguiente:

  • El canal central que circularía por el centro del cuerpo, comienza en la zona baja del abdomen y circula en línea recta ascendente hasta abrirse en la coronilla. Este canal se visualiza de color azul y su grosor es como un dedo pulgar
  • A la izquierda de este canal estaría el canal rojo , su diámetro sería como el dedo índice y circula desde la zona baja del abdomen hasta la fosa nasal izquierda
  • A la derecha del canal central estaría el canal blanco, su diámetro sería como el dedo índice y circula desde la zona baja del abdomen hasta la fosa nasal derecha.

Para mí, una de las potentes herramientas de esta práctica es  visualizar estos tres canales con sus colores. Con solo este ejercicio he pasado muchos ratos muy agradables de conexión e introspección.

La práctica de purificación mediante las 9 respiraciones de realiza de la siguiente forma:

Colocamos el dedo índice y corazón sobre la zona del entrecejo como muestran las imágenes.

Tapando la fosa nasal derecha con el pulgar y la izquierda con el dedo anular que está flexionado.

Los dedos índice y corazón apoyados sobre el entrecejo, van masajeando este punto a medida que cambiamos el apoyo de los dedos que nos  sirven para tapar ambas fosas nasales  alternativamente.

  • Primera serie de tres respiraciones, limpieza del canal blanco derecho.

Limpiaremos con esta primera fase las experiencias de ira o aversión.

También es una purificación sobre los obstáculos que nos vienen del pasado.

Presionamos  con el dedo pulgar  la fosa derecha y tomamos aire con la izquierda, visualizando que tomamos energía  pura  de la naturaleza. Acto seguido tapamos la fosa nasal izquierda con el dedo anular, expulsando el aire por la izquierda. De esta manera limpiamos y purificamos el canal derecho blanco

  • Segunda serie de tres respiraciones, limpieza del canal rojo izquierdo.

Limpiaremos con esta segunda serie las experiencias de apego, de aferrarse a algo.

También la tendencia a huir del silencio interior, de llenar ese silencio de parloteo, de llenar los espacios vacíos con acumulación, un signo evidente de apego por lo material.

Purificamos aquí los obstáculos que proyectamos en el futuro.

Presionamos con el dedo anular tapando la fosa nasal izquierda y tomamos  aire por la derecha, visualizando que tomamos energía pura  de la naturaleza. Después cambiamos la posición de los dedos tapando con el dedo pulgar la  fosa derecha  y exhalando esa energía limpiamos el canal rojo izquierdo.

  • Tercera serie de tres respiraciones, limpieza del canal central azul.

En esta fase trabajamos con  los obstáculos que nos creamos en el presente, la desconexión  con nuestra verdadera naturaleza (ignorancia), dudas o falta de confianza o miedos en la actualización de nuestro potencial del momento vital actual.

En esta fase las dos manos permanecen descansando sobre los muslos, ya que no tapamos ninguna fosa nasal.

Sentimos que aspiramos por ambas fosas la energía fresca, verde, pura de la naturaleza, llevándola hacia el centro del abdomen, más o menos a la altura del ombligo y desde allí exhalamos el aire visualizando que limpiamos, purificamos el canal central azul, visualizando que esta energía se va expulsando a través del centro de la coronilla.

Para seguir las visualizaciones  acompaño esta imagen donde se pueden ver los canales, los colores y los puntos donde llevamos la intención de la energía.

 

La práctica de 9 respiraciones de purificación se remonta a tiempos anteriores al budismo. Antiguas prácticas que nos remontan a épocas en que los antiguos yoguis y chamanes bebían directamente de una intuición arraigada a la tierra y al ciclo de transformación de la naturaleza.
Esto es para que nos hagamos a la idea de que son técnicas que a lo largo de los siglos han servido como herramientas para diversos maestros o buscadores. Practicantes que las han ido experimentando, actualizando, perfeccionando y puliendo a través de sus experiencias.
Los colores, visualizaciones y sensaciones que se describen en estas prácticas son el resultado de las experiencias generales de los que las han practicado y estas experiencias pueden variar dependiendo del momento vital de cada practicante.
Así mismo, nos tenemos que ver como continuadores de esa cadena de practicantes; con esto quiero decir que opino que la práctica no es algo cerrado, es y debe ser algo vivo que se va actualizando en función de la coyuntura de las practicantes; debemos hacer que la práctica se adapte a nuestra realidad.
Así que, recomiendo que al principio nos ciñamos a la práctica original, para aprender bien la técnica, tomando conciencia de que si nos ha llegado, no ha sido por casualidad; teniendo en cuenta este detalle, nos acercaremos a ella con una total apertura y un agradecimiento a toda esa cadena de practicantes que han hecho llegar ese legado hasta nosotros y que se remontan hasta el practicante original.
A partir de aquí, esa práctica puede despertar en nuestra intuición otras maneras de experimentarla y eso está fenomenal y es una buena señal de que la práctica está conectando con ese Yo superior.
Así, por ejemplo, puede ser también correcto trabajar las respiraciones, dedicando más ciclos a la limpieza de un canal concreto, por que así lo sientes y ves que es lo que necesitas.
Es recomendable entonces, experimentar e integrar la práctica haciéndolo también de esta manera, siempre teniendo en cuenta mantener la visualización del canal y alejarse de juicios y conceptos mentales a cerca de los motivos por los que decido hacer esta práctica de esta manera.
De echo, estas prácticas de trabajar limpiezas por un solo canal ya están recogidas en las antiguas prácticas del Hatta yoga donde con las técnica de Surya Anga y Chandra Anga se pretende estimular el canal solar Derecho y lunar Izquierdo respectivamente.
Se trata de sentir, desde la sensación, desde la conexión con la inteligencia de la vida, desde la sensación corporal y para eso, se ha de cultivar un estado de calma, un silencio de la mente conceptual; date cuenta que eso te lo va a proporcionar la práctica tal cual ha sido diseñada.
Así que, como decía el maestro Bruce, conoce las formas para después dejar las formas.
Se trata de ir haciendo la práctica nuestra, de ir adaptándola a nuestro día a día.
Como última recomendación te diré que como esta práctica de 9 respiraciones está diseñada como una práctica equilibrante y armonizadora, está bien que después de haber estado trabajando, dedicándonos a un canal en concreto, realicemos el ciclo de las 9 respiraciones completas. Así nos aseguramos de terminar la práctica de forma armónica y equilibrada.
Por último te contaré que en mi propia experiencia, después de llevar muchos años realizando esta práctica, siento que la practica original, completa y por igual en los tres canales es la que me deja con una mayor sensación de espaciosidad y apertura; aunque también hay momentos en los que siento que he de hacer limpiezas más a fondo en algún canal en concreto.
Siempre describo el proceso a lo largo del tiempo, como ir poco a poco quitando capas de la piel de una cebolla, capas de aversión, de apego y de ignorancia.
Constancia, Alegría, agradecimiento, curiosidad y apertura son nuestras mejores maestras para ir profundizando en la práctica.

También  podéis ver este vídeo que me encanta  e ilustra muy bien la práctica.

https://youtu.be/pWfO8PXAb5I

 

Esto es una guía que he escrito como apoyo a la práctica que realizamos en mis grupos de meditación.

Seguramente aquí faltan detalles más sutiles que se aprenden con la práctica y con la orientación de un profesor o maestro que tenga más experiencia.

Por ello recomiendo que para profundizar en ella busques alguna  clase donde se trabaje esta técnica.

También puedes profundizar más en la práctica estudiando los libros que he indicado al comienzo, si  no te es posible asistir a alguna clase o curso.

De todas maneras,  siempre recomiendo combinar nuestra práctica personal, con la práctica en grupo.

Al practicar en un  grupo nuestro nivel crece más deprisa, compartimos nuestras experiencias además de aprender de las experiencias de los demás.

Siempre es reconfortante encontrar a personas que compartan tu interés con la práctica y te podrán apoyar en esos momentos de crisis, donde parece que nos hemos quedado estancados con la práctica.

Además el nivel de energía que se mueve y  la buena vibración que se produce en una práctica grupal, hace que la frecuencia energética de los participantes más avanzados, se contagie de alguna manera a todo el grupo.  Pienso que ahí también está la clave de que se avance más en grupo que con una práctica solitaria.

Esto no quita que también la práctica personal sea totalmente necesaria para integrar todas las actualizaciones de nuestro  potencial que se van produciendo.

Espero que te pueda aportar algo esta técnica que he compartido.

También tú  la puedes compartir, si crees que a alguien le puede resultar útil.

Namasté

Xavi.-