LA HIGIENE EMOCIONAL EN 5 PASOS

Las emociones como el miedo, el enfado, etc., podrían afectarnos negativamente si se mantienen en nosotros durante periodos de tiempo largos.

Generar ante ellas un sentimiento de  negación  o intentarlas controlar  nos puede  crear  bloqueos a otros niveles de nuestro ser.

También, repercutirá negativamente en nosotras/os,  reaccionar o  estallar  ante un estímulo que nos provoque una emoción,  ya que esto desencadena una sucesión de olas emocionales que harán sentir sus efectos sobre nuestro organismo. 

Tomar conciencia de los siguientes cinco pasos y utilizar técnicas que nos ayuden a vivenciar las emociones saludablemente como una vía de auto conocimiento y crecimiento, es lo que considero el camino y la esencia de las Técnicas de higiene emocional.

  • Apertura
  • Integración
  • Depuración (Higiene Emocional)
  • Reciclaje
  • Acción /Aprendizaje
  1.  Apertura: Escuchar nuestro cuerpo y nuestra mente, ser capaces de notar que en nosotros o nosotras se está empezando a producir una ola emocional.     Aprender a observarnos y a sentir lo que nos ocurre física y mentalmente, nos ayudará en nuestro día a día a tener cada vez más conciencia  de los movimientos emocionales, para esto, las practicas  como el yoga o chi-kung  así como la meditación nos darán unas buenas herramientas.
  2. Integración: aquí estamos reconociendo, estamos aceptando que tenemos una emoción, la estamos acogiendo y escuchando. Si lo que hacemos es negarla o esconderla, la estamos sepultando en nuestro interior y puede ser que en un principio consigamos silenciarla  pero,  no  la habremos eliminado, ya que  esa energía quedará depositada en nuestro interior, en nuestros órganos. Siempre en busca de una vía de escape.
  3. Depuración: El momento de aplicar lo aprendido en las técnicas de Yoga o Chi-kung, de llevar lo que practicamos en casa o en la clase de Yoga a nuestra vida cotidiana. Es en la vida cotidiana donde debemos llevar a la práctica todo lo aprendido y practicado; técnicas de meditación, de respiración, de yoga o Chikung nos serán de utilidad para integrar, canalizar y hacer fluir la emoción.
  4. Reciclaje: La emoción, como energía que es, debe transformarse, debe fluir y continuar su ciclo una vez ha cumplido con su cometido; que es el de proporcionarnos una experiencia, un aprendizaje.  

      La fase de Reciclaje de la emoción, tiene dos vías dependiendo de la situación e incluso del tipo de emoción con el que estemos tratando:

  • Acción, una situación que requiere un tipo de respuesta inmediata ante la emoción, por ejemplo ante una discusión siempre es recomendable actuar desde la conciencia, tomando distancia, intentando en todo lo posible no tomarnos las cosas como algo personal  y no dejándose arrastrar por esa ola  de emociones negativas perturbadoras.
  • Aprendizaje, es una forma de reciclaje que ha de venir con posterioridad, es el momento de tomar conciencia y de asimilar todo lo que esta experiencia nos tiene que enseñar en nuestro camino de conocimiento.

 Para ello, es necesario tomar espacio y conectar en silencio con todo nuestro ser, evidentemente para esta fase nos serán de utilidad las técnicas de autoconciencia y meditación.

Es esta una fase que equivocadamente se podría pasar por alto, ya que en este punto, la experiencia emocional ya parece estar liberada pero, ¿de qué serviría entonces pasar por estas experiencias? Según el Yoga y otras filosofías, nuestro paso por esta vida tiene la finalidad de adquirir un aprendizaje en base a unas experiencias.

Si aceptamos o damos por válida esta teoría, entenderemos la importancia de una auto indagación posterior a la experiencia emocional  que nos ayude a seguir creciendo, a seguir aprendiendo, que nos lleve más allá en nuestro proceso, que nos haga transcender  y que nos beneficie  a nosotros y  a los demás seres con los que nos relacionamos directa o indirectamente.

Todo este proceso de  Apertura –Integración-Depuración –Reciclaje, se basa en el principio de que la emoción es otra forma de energía y la energía debe circular, fluir y transformarse. Ningún tipo de energía debe ser retenida, ya que esto nos colapsa y nos bloquea.

Para crecer de verdad hay que sentir, hay que dejar surgir la emoción, observarla y luego liberarla, así todo el proceso emocional se transforma en una parte más de nuestro ser acogiendo las emociones como lo que son, una energía inherente a  nuestra vida y un potencial para nuestro crecimiento y evolución.

Como siempre, este post  es fruto de mis estudios y reflexiones, seguro que hay otras vías igual de válidas que tú utilizas y  te animo a compartirlas en los comentarios, ya que por eso  he creado este blog como un lugar de intercambio y apertura a estas experiencias.

Namasté.