Chi Kung para reforzar la energía del Hígado

 

La primavera y la  Energía de madera.

El ciclo de constante cambio sigue su ritmo. Ahora nos encontramos en primavera, estación  que la filosofía  Taoísta y la Medicina china, relacionan  con la energía de madera y  con el meridiano de hígado.

Es una buena época para iniciar una depuración del hígado, después de la  alimentación  que hemos consumido para generar la suficiente energía para pasar el frío invierno. Comidas copiosas, carne abundante, grasas, alcohol, estimulantes, producen Exceso de Yang.

Para depurar el hígado se recomienda comer ligero, Alimentos vegetales crudos, germinados,  legumbres, pikles, puerro, Brócoli, Cúrcuma… 

También sería ideal  hacer una depuración energética  con ejercicios de Qi Gong para el hígado y su meridiano.

De la energía de madera, del sistema del hígado y  de la  emoción asociada a este órgano, es de lo que  te voy a hablar en este artículo.

 

El hígado Según la medicina china

El hígado tiene la función yin de almacenar la sangre y la función yang de distribuirla.

Facilita el trabajo del Corazón y el Bazo para nutrir el cuerpo con sangre y esencia nutritiva.

Rige los tendones, ligamentos, pequeños músculos y nervios, activando y regulando todo el movimiento del cuerpo.

Cuando el hígado no funciona correctamente energéticamente y no es capaz de distribuir uniformemente el Qi y la sangre por el cuerpo, se puede manifestar produciendo un temperamento muy cambiante, con actividad caótica del cuerpo, migrañas, dolores menstruales, calambres, visión borrosa, estreñimiento, incapacidad de relajarse.

El estancamiento del Qi se  puede sentir como una sensación de plenitud, molestias y dolor en el pecho, vientre o cabeza; agitación mental, tensión nerviosa, tendencia a la frustración. 


El hígado y la emoción

Cuando el hígado está sano tenemos buena perspectiva y podemos tomar firmes decisiones y tomar acciones con  seguridad, sintiéndonos equilibrados emocionalmente.

Al fortalecer la energía del hígado desarrollaremos la capacidad de adaptación  al constante cambio que es la vida.

La emoción que bloquea la energía del hígado es la ira, pero a su vez una energía de madera baja, puede producir episodios de ira, con lo cual vemos que es un proceso que se puede convertir en una espiral si no hallamos la manera de cerrar ese círculo.

Si no podemos desbloquear o descargar esta ira, agresividad o resentimiento, de una manera sana y en el momento en que empezamos a sentir su presencia, el Qi se estancará en el hígado, afectando su función energética.

En un alto porcentaje de los casos que he podido observar, entre los que me también me incluyo, ya que todo este trabajo requiere de una auto indagación, he notado que la ira  viene precedida de un estado de frustración, esta frustración normalmente viene dada por  un rechazo a nuestra experiencia, no se han cumplido las expectativas que nos hemos creado y no nos gusta la realidad, lo que verdaderamente es, lo que está pasando aquí y ahora.

Todos los patrones adquiridos y también  los antiguos ataques de ira que han ido dejando recuerdos en nuestro cuerpo y nuestra mente en el pasado, nos condicionan la experiencia del presente enfocándonos en la dualidad del me gusta o no me gusta., generando apegos y aversiones.

Esto nos impide conectar con  el verdadero potencial y todas las posibilidades que nos ofrece una conexión abierta y ecuánime  ante  nuestras experiencias.

En definitiva una energía de madera equilibrada es como un árbol en primavera, con todo su potencial de expansión, armonía y crecimiento. ¿Pero qué ocurre si frustramos esa energía? Se produce la ira, la ira es la energía de crecimiento frustrada.


Qigong para regular la energía del hígado

Hay que tener en cuenta que una de las funciones energéticas del hígado es la de armonizar, dando fluidez y continuidad a la sangre y al Qi.

Los ejercicios que regulan el equilibrio energético del hígado en el Qigong, básicamente hacen descender el exceso de Qi que se tiende a acumular en la cabeza, liberando así el exceso de emoción (ira) estancada.

También se trabaja con el objetivo de refrescar y tonificar el órgano, dispersando la congestión y ayudando que el Qi fluya a todo el cuerpo.

El hígado es un órgano que precisa de la paz interior para su correcto funcionamiento. Lo primero que tenemos que hacer para que nuestro hígado este equilibrado es relajarnos.

Al enfadarte  el hígado se congestiona, esto produce un  exceso de calor que repercute directamente en el diafragma, reflejándose en la respiración.

Además, este calor asciende hacia los pulmones y el corazón, la tendencia del calor (fuego) es ascender y por eso también este calor acaba afectando la cabeza. Cuando nos invade la ira no podemos razonar y podemos realizar acciones de las cuales nos solemos arrepentir.

Hay un dicho en el Taoísmo y el Qigong que dice “Pies Calientes, Cabeza Fría”.

Practicando con concentración y precisión los ejercicios de Qigong y Tai chi fortalecemos mucho la energía de hígado, ya que como hemos dicho, una de sus funciones energéticas es mantener el tono muscular, imprescindible para la correcta ejecución de los movimientos.

 Para terminar, otro "pequeño-gran" secreto Taoísta te voy a revelar: Ir por ahí dando sorpresas agradables es la mejor manera que tienes de equilibrar la energía de tu hígado y también el hígado de los que te rodean.

Aquí te dejo también un enlace a un nuevo episodio de mi Podcast, donde comparto unas tecnicas de relajación y meditación 

Namasté

Xavi.-

Fuentes consultadas: Qigong para la salud de Josep Muñoz Costas, Entre el Cielo y la Tierra de  Harriet Beinfield y Efrem Korngold.

Imagenes:  Pixabay