Qigong, ¿qué es y en qué nos puede ayudar este arte milenario?

 

El Chikung o Qigong en pinyin o transcripción fonética literal, es una actividad física que integra el cuerpo, mediante el movimiento y la postura, la respiración diafragmática y la mente atenta y focalizada, en pos del bienestar físico, emocional y mental.


El Qigong, que se puede traducir como  “trabajo con la energía vital”, pertenece a la Medicina Tradicional China, igual que la acupuntura, la moxibustión, el masaje tuina y la fitoterapia.

La Medicina Tradicional China ve al cuerpo humano como una unidad psicofísica, lo que significa que cualquier alteración que afecte a alguno de los cuerpos físico, mental o emocional, lo hará del mismo modo a los otros , desequilibrando de esta manera el Qi o energía vital que los recorre.

El Qigong, mediante determinadas posturas y ejercicios físicos, es capaz de restaurar ese equilibrio perdido, consiguiendo de esa manera con una práctica habitual, una mejora en la calidad de vida.

De igual forma el Qigong, con sus movimientos relajados y armoniosos, ayuda a incrementar la producción de esa energía vital y optimiza su circulación y distribución, para que así pueda llegar con mayor facilidad a todos los rincones de nuestro cuerpo. De ese modo, el Qigong refuerza nuestro sistema inmunitario y se convierte en una potente terapia preventiva de amplio espectro.

En nuestras clases te proponemos trabajar con dos sistemas:

  1. Sistema de Quigong  Corazón del Tao es un método cuyo objetivo, es regular los trastornos energéticos y fisiológicos causados por los desequilibrios emocionales. Qigong Corazón del Tao, busca regular estos desequilibrios mediante unos ejercicios que combinan movimiento, respiración y control de la energía.
  2. Escuela Hunyuan de Qigong y taichi-chuan: con los métodos de esta escuela, entre otras cosas, aprenderemos a conectar, sentir y movilizar las  diferentes energías,  trabajar series de estiramientos musculares, tendones, técnicas de respiración, relajación y auto masaje

     La práctica  continuada y adquirida paulatinamente con este método de Qigong,  nos irá  poco a poco creando una buena base postural y de movimiento además de cultivarnos la conciencia de la energía y los centros energéticos principales.  Este camino, nos ira llevando de la mano para irnos introduciendo en la práctica del Tai-chi Hunyuan , donde aprenderemos unas formas que bien puede ser utilizadas como una meditación en movimiento o con finalidades marciales.

Anímate a armonizar tu cuerpo y mente de la mano de unas técnicas milenarias y con la garantía de unas  escuelas que garantizan una formación continua.