Como Aprender a meditar y practicar Qigong en casa

Hace ya unos cuantos años, cuando empecé a practicar un poco más en serio con Hatta Yoga, tenía muy claro que lo que quería aprender era una rutina de práctica para poder realizarla en casa.

Siempre había admirado la típica imagen del practicante que se levanta pronto al amanecer a realizar sus prácticas.

La verdad es que a mí me costó poco y siempre me recuerdo practicando una o dos veces al día, la rutina con la que estoy involucrado en ese momento vital y te puedo asegurar que ando ocupado en mi trabajo habitual, mi familia , las clases de yoga y Qigong , me gusta ver series, leer blogs, tomar un café con mi compañera, pasear a mi perra , jugar con mi hijo y… practicar me encanta practicar y eso me da fuerza y energía para dedicarme a todo lo demás .

Muchas personas, me suelen explicar  que les gustaría tener un hábito  de práctica pero encontrar tiempo, motivación y recursos para practicar en el día a día, se les hace un poco cuesta arriba.

He encontrado personas que se sienten mal o  un poco culpables por que se proponen practicar y apenas logran mantener el compromiso durante un par de días y eso les produce frustración.

Si es este tu caso, por favor, la primera regla es: ¡No te autocastigues! Acepta que no es el momento de conseguir ese objetivo, quizás has creado demasiadas expectativas, o te has puesto un objetivo de práctica muy exigente, o no utilizas el método adecuado.

Al fin y cabo lo que buscas es un camino para estar mejor contigo mismo y empezamos mal el camino si creas  un bloqueo adicional con esto de practicar o no practicar.

Últimamente he estado reflexionando un poco sobre todo  esto y me he preguntado a mí mismo que recursos o "truquitos" aplico para  mantener la práctica.

 Te voy a decir claramente que, para esto no hay atajos. Establecer un hábito de practica es como tener un árbol que te da fruta , primero lo has de plantar, regar y cuidar y esto es lo que conocemos como rutina, a mucha gente la palabra rutina le rechina, pero es lo que hay .

 Después viene el momento en que te comes las dulces naranjas, ese es el fruto de la rutina, ese es el hábito y el hábito es dulce como la miel, porque ya has experimentado todo el beneficio que te ha dado la practica mientras fue rutina y ahora esta práctica está integrada y te ayuda a que tu vida y quizás la vida de los que te rodean sea un poquito mejor.

Pero, ¿Cómo hacer asequible y llevadera esa etapa de la  rutina?

Te cuento algunos trucos:

  • Descomponiendo la práctica, trabajar con trocitos al principio. Te será más llevadero ya que            así no te agobiara el tiempo que le dedicarás a la práctica y podrás ir encontrando huecos en tu horario para dedicarte
  • Estudiando las rutinas al principio de una forma más mental para integrarlas.

Si amigo, la mente racional aquí es una gran aliada y mejor tenerla de aliada ya que si en estos momentos la tienes de enemiga, habrás perdido la partida.

  • Centrándonos durante una buena temporada en una práctica y unos ejercicios concretos

 Pero vuelvo a insistir, ¡todo esto hay que llevarlo a la práctica y ponerse!.

Basándome en mi experiencia, estoy planteando un curso donde aprenderemos la manera de motivarnos y organizarnos para esta rutina .

En este curso aprenderemos una rutina de ejercicios de Qigong  de la escuela Hun Yuan, conocidos como  “El Qigong del principio de la materia”, cuyo enfoque es el cultivo de nuestras 3 energías innatas de nuestro sistema energético: Yuan Shen (espíritu), Yuan Qi (energía motora,  y Yuan Jing (Esencia Creadora).

Es una práctica que nos va a ayudar a recuperar el desgaste energético, que sufrimos en el día a día por causas físicas y emocionales, activa el metabolismo celular y endocrino, potenciando así el sistema inmunológico.

La idea es aprender esta práctica para llevarla a cabo todos los días y  es un complemento ideal para prepararnos para las prácticas de meditación.

Aprenderemos también ejercicios de respiración y meditación del sistema taoísta, aprendiendo un método para lograr por fin poder dedicar un rato al día a la meditación.

Según el Taoísmo, al meditar involucramos todo nuestro ser: cuerpo, mente, respiración, energía para parar por unos instantes ese flujo de ideas y pensamientos que nos inundan nuestros sentidos y nuestra atención y tener unos instantes de descanso en oasis de quietud y poder volver renovados al río de nuestra vida cotidiana.

En Principio el Taller lo he planteado para que tenga una duración mínima de 6 horas repartido en 4 sesiones  ya que veo que es el tiempo mínimo para aprender los ejercicios  y lo más importante, aprender la manera que yo utilizo para e integrar esta práctica en nuestro día a día, pero también cabría la posibilidad de hacerlo en un día con un taller intensivo.

Aquí os adjunto el cartel del lugar donde voy a lanzar el taller, en el pueblo donde vivo, pero la idea es que si estáis interesados estaría encantado de realizar este taller en otras salas u otros lugares.

Creo que es interesante, ya que por un lado vas aprender unas técnicas que como he explicado antes, van a mejorar tu ser a todos los niveles y por otro lado, el curso va a ser presentado de manera muy práctica y con todo el foco puesto en crear esa tan deseado hábito de practicar Qigong y meditación en tu día a día.

...Y tú ¿qué recursos tienes para pasar a la acción con tu práctica?, ¿te gustaría organizar un taller en tu zona? …Tus comentarios serán bien venidos.